Altas médicas de oficio temerarias

5

Un renglón para enfatizar la necesidad de control que evite el abuso de quienes dicen estar enfermos sin estarlo y vivir del dinero de los demás sin trabajar. Otro renglón para denunciar la merma de salario de quienes por enfermedad más lo necesitan. Pocas personas no se han puesto enfermas nunca trabajando. ¿Cuántas enfermas, con baja médica, han causado alta voluntaria? Muchas, decenas o centenares de miles. ¿Cuántas, enfermas aún, se les ha dado el alta de oficio? Muchas, miles. Y, en ocasiones, estas altas de oficio son causa de problemas mayores. Se llega a obligar a la persona trabajadora a realizar torpemente su trabajo, se propicia el accidente laboral, con riesgos para la vida o incluso se empuja (inconscientemente) al suicidio.

La incapacidad laboral (baja médica) tiene un plazo de 1 año, pasado este la Inspección Médica valorará, pudiendo proponer una prorroga de hasta 6 meses. No obstante en cualquier momento, y esto es lógico, si se aprecia que ha habido curación de la dolencia se produce el alta por parte de la Inspección médica. Cuando el alta se produce sin que el trabajador este totalmente recuperado, ¿Quién es el responsable?

La cuestión es que existe una presión, aunque no se desee reconocer, hacia quienes tienen la responsabilidad de producir altas de oficio, por parte de empresas (sobre las mutuas) y de las administraciones públicas sobre el Instituto de la Seguridad Social, para reducir el número y temporalidad de los casos en baja médica. Y las presiones siempre acaban presionando a las personas trabajadoras. Porque si un médico que hace el seguimiento de la enfermedad de un paciente no le da el alta ¿por qué otro médico, que tiene menor conocimiento sobre la enfermedad del mismo, la da? Y si el que la da cree que se ha cometido un fraude ¿no es responsable el médico que da y mantiene la baja?

El 28 de Abril, CGT del Campo de Gibraltar junto compañeras y compañeros de Limpieza Hospitalaria de Algeciras y trabajadores por cuenta ajena y autónomos, ciudadanas y ciudadanos en general, conmemorará el trágico suceso de la muerte de Ricardo, en un accidente laboral inducido por el estrés y la tensión laboral recibida en la empresa LISAN donde trabajaba. Este 28 de abril se celebra el Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo, establecido por la OIT, desde 2003, que pretende internacionalmente promover un entorno de trabajo seguro, saludable y digno. En todo el mundo este día el movimiento sindical mundial rinde homenaje a las víctimas de los accidentes de trabajo y las enfermedades profesionales.

En la rotonda del Pandero Sede de Seguridad Social y ante las mutuas Asepeyo y Fremap, manifestarán su rechazo a un sistema de presiones que acaba con la vida de gentes que trabajan, mediante altas de oficio “temerarias”, exigiendo se reclamen responsabilidades a quienes toman decisiones manifiestamente erróneas que conllevan la muerte de las personas.

Fdo Rafael Fenoy Rico