Carta abierta al Juez Calatayud

6

El 19 de septiembre publicó en su blog D. Emilio Calatayud una carta abierta a personas que califica de “Estimados parlamentarios autonómicos, diputados y senadores, legisladores todos”, en la que se presenta, después de 29 años en juzgado de menores, como el “magistrado más antiguo de España”. Dice Vd. que lleva esos 29 años “condenando a adolescentes a aprender a leer y escribir”.

Su experiencia en juzgador de menores pre o delincuentes nadie puede ponerla en duda. Sin embargo cuando se aventura a predicar de la educación de niños y niñas algo yerra. Después de más de 38 años de experiencia docente, como maestro, psicopedagogo e inspector de educación, nadie dudará de que ha tenido más oportunidades de conectar con hechos educativos que Vd. Por ello me atrevo a matizar algunas de las contundentes afirmaciones que como Juez realiza en su carta abierta.

Por muchos casos juzgados de menores en situación de delinquir no debe permitirse el generalizar, como es el caso, cuando afirma: “Es una pena. Nuestros niños son cada vez más brutos: esa es la triste realidad.” ¿De dónde saca el conocimiento suficiente para predicar sobre el embrutecimiento de toda la infancia? Es de interés la invitación que hace para que los “estimados parlamentarios, diputados y senadores, legisladores todos” visiten su juzgado y vean que no exagera. Y no estaría mal que lo hicieran.

Por mi parte le invito Sr Calatayud a visitar centros educativos para que pudiera constatar como, por ejemplo, en materia de absentismo la fiscalía de menores, estamento judicial, es la primera que se inhibe. Y de paso comprobar que a las familias que no pueden, o no saben, o no quieren educar a sus hijas e hijos, nadie les ayuda o les obliga a hacerlo. D. Emilio, muestra Vd. un prejuicio con la acción educativa en los centros educativos que no es digno de su inteligencia. Cuando tenga que condenar a un chaval, condene también a aquellos (los poderes del estado en primera fila) que desde que nació no han velado, por entre otros, del derecho que el chaval tenía a una buena educación.

Al final de su carta coincidencia plena con el diagnóstico que realiza: “Si un adolescente acaba la educación obligatoria siendo un analfabeto completo o funcional -que viene a ser lo mismo- tendrá muchas posibilidades de ser explotado laboralmente, engañado o de acabar siendo carne de cañón.”. Eso mismo vienen diciéndole desde los centros educativos al Gobierno del PSOE desde hace 35 años. Pero los recursos precisos, y sobre todo la acción compensadora y de promoción social de familias y barriadas enteras, nunca llegan. Porque el problema no es sólo mal legislar (predicar) sino el no dar trigo y sobre todo que los efectos negativos, los daños morales y materiales que ocasiona su inacción política no conlleva pena ninguna. Les sale gratis.

Fdo. Rafael Fenoy Rico

Carta abierta a los parlamentarios, diputados y senadores: soy juez de Menores desde hace 29 años y sigo viendo niños analfabetos del blog del Juez de Menores de Granada y del periodista Carlos Morán