CARTEROS DE ALGECIRAS CON-VENCEN

5

Por fin las personas “Ir-responsables” que dirigen el Servicio Estatal de Correos han caído del “guindo” y han percibido que carteras y carteros algecireños pedían, demandaban, suplicaban, denunciaban algo justo y necesario. Llegó el fin de la huelga, después de más de dos meses y medio. En mitad de la campaña electoral, el jueves día 16 de junio, la empresa cita al comité de huelga a una reunión para decretar los servicios mínimos en campaña electoral del 90% de la mermada plantilla. Ni 24 horas después, el jefe de relaciones laborales a nivel autonómico ofrece “sotto voce” un compromiso por escrito, si CGT desconvoca la huelga, comprometiéndose la empresa a mantener una plantilla de 46 carteros, la que había en enero y a realizar un estudio de plantilla en octubre. CGT consulta a las personas trabajadoras que aceptan el acuerdo, pero la empresa al final del día dice que no es posible. La semana del 20 al 26, con los servicios mínimos impuestos, los trabajadores se dedican a las tareas de clasificación y reparto de correspondencia electoral y votos por correo. Tan exagerados eran los servicios mínimos que el jueves 23 a mitad de mañana ya estaba toda la propaganda electoral repartida y como los trabajadores destinados a la realización de esos servicios mínimos no pueden hacer otras funciones que no estén relacionadas con los envíos electorales, estuvieron la mitad del jueves sin hacer nada. El día siguiente viernes 24 todos los carteros estaban dentro de la Unidad de Distribución sin tocar ningún envío de los más de 1.800.000 acumulados, salvo los 5 compañeros que no estaban en servicios mínimos. Paradojas de la mala gestión.

El día 27 se celebra una asamblea y se decide continuar la huelga hasta el día 30, ya que se estaba a la espera de la resolución de la Inspección de Trabajo, a la que se le pidió una mediación a la empresa Correos. El Alcalde de Algeciras estaba haciendo gestiones con la empresa y esta le ofrecía datos contradictorios, que los carteros los aclaran entregando al alcalde documento con las 46 personas que venían trabajando hasta el recorte. Sea por la presión, las gestiones, la resolución de la Inspección de Trabajo; donde se requiere a la empresa a que lleve a cabo (en dos meses) una evaluación específica de riesgos psicosociales, que se actualicen los tiempos para cada tarea y en consecuencia se determine la plantilla necesaria, que era lo que venía demandando CGT; se pone fin a la huelga.

Al final, foto con el alcalde, publicitada en medios. Comedimiento por parte de las trabajadoras y los trabajadores de correos Algeciras, de CGT. Desconvocatoria de huelga, y sin un papel firmado, a la espera de que se cumpla el incremento de personal para que la ciudadanía algecireña pueda recibir el correo con normalidad y se resuelva el atasco de más de un millón, ochocientos mil envíos pendientes de reparto. Y para ello algo más de una treintena de personas han batallado, han puesto dineros de sus familias y se han pateado Algeciras para hacer visible la vulneración del derecho de todos. ¿Dos meses y medio es un tiempo largo para gestionar? ¿Quién repara el daño a la ciudadanía por las citaciones, requerimientos, documentos, cartas no recibidas? ¿Quién devuelve a las carteras y carteros los dineros a sus familias requisados por una huelga en defensa de lo público? Los irresponsables gestores de correos, reconocida su errática gestión, deberían poner de su bolsillo las cantidades necesarias para ello y la empresa estatal Correos tendría que asumir también estos daños. Porque si ahora es posible ¿por qué no lo fue hace dos meses y medio? El dicho popular es de aplicación “el que rompe paga y se lleva los tiestos”. Restituir es signo de justicia. En hora buena carteras y carteros.

Rafael Fenoy Rico