CGT condena el cese de personal docente en Marruecos como consecuencia de la pandemia de Covid-19.

48

El 23 de marzo del presente, la Federación de Enseñanza de la CGT ya manifestó su apoyo al personal docente en Marruecos que, ante la situación motivada por la pandemia de COVID-19, manifestaba su deseo de retornar a sus domicilios en la península, dado que el cierre de centros escolares en Marruecos y el recurso a la teleformación permitía mantener la atención al alumnado y conciliar las circunstancias personales y familiares del personal afectado.

Desde entonces, la postura de la Consejera de Educación de la Embajada en Marruecos, Dª Mª Antonia Trujillo, no solo no se ha flexibilizado, sino que, contra toda lógica, se ha endurecido respecto al personal docente español en Marruecos. Las autorizaciones concedidas para retornar a la península y mantener la atención al alumnado mediante el teletrabajo han sido mínimas, en gran parte ante la imposibilidad administrativa de justificar las “circunstancias extraordinarias” que podían alegarse.

Pero la Consejera ha ido aún más lejos, y ya ha comunicado el cese a una decena de docentes que, antes del cierre de fronteras, y sin haber recibido respuesta a sus solicitudes, decidieron retornar a España y continuar atendiendo a su alumnado por medios telemáticos, tal y como se estaba haciendo en Marruecos. La motivación alegada en las comunicaciones del cese, según se nos informa, es “el abandono del país (evidente) y de su puesto de trabajo (hecho que no se da, puesto que han seguido atendiendo a su alumnado por medios telemáticos)”.

En cualquier caso, entendemos que esta medida, además de injusta, inhumana e insolidaria, contraviene el sentido del Real Decreto-ley 9/2020 de 27 de marzo, que en su artículo 2 (Medidas extraordinarias para la protección del empleo) recoge entre otras cuestiones que «La fuerza mayor y las causas económicas, técnicas, organizativas y de producción en las que se amparan las medidas de suspensión de contratos y reducción de jornada previstas en los artículos 22 y 23 del Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, no se podrán entender como justificativas de la extinción del contrato de trabajo ni del despido».

Por todo lo expuesto, CGT condena los ceses de personal docente en Marruecos comunicados hasta la fecha, y los que puedan comunicarse en los próximos días, por incumplimiento de los procedimientos administrativos y falta de garantías jurídicas a las personas afectadas. Exigimos que se restituya en sus puestos a todas las personas cesadas.

Así mismo, manifestamos nuestro apoyo al documento elaborado por la Junta de Personal del Funcionariado Español en Marruecos, solicitando, una vez más, que todo el personal docente que lo desee pueda realizar su trabajo atendiendo telemáticamente al alumnado desde su lugar de residencia en España mientras se mantenga el cierre de los centros escolares en Marruecos.

Secretariado Permanente de la Federación de Enseñanza de CGT