FUSIÓN NUCLEAR YA ESTÁ AQUÍ.

33

En estos días de asuntos los domésticos, cambio de presidente de gobierno, asuntos independentistas, de quienes se quieren ir de España, arribada por centenares a diario de quienes quieren entrar en España, dimisiones de entrenadores, copas futbolísticas… la feria que ya se huele, etc… no permiten enfocar un asunto de gran calado que ya está afectando a millones de seres humanos y en poco tiempo cambiará la “faz de la tierra”, al modo en que las primeras comunidades cristianas invocaban la venida del Espíritu Santo.

Desde los albores de la humanidad el acceso a la energía ha sido esencial para provocar profundas transformaciones en los modos de vida y con ello en las creencias y la cultura. El uso del fuego permitió cambiar una buena parte del mundo troglodita, y liberar la inmensa energía del Sol, que quedó encerrada en la madera. Se comenzaron a usa el viento para las velas en la navegación o los molinos de viento, así como los saltos de agua. Energía eólica e hídrica que también descansa en el trabajo energético de nuestro SOL. Después el uso del carbón permitió la revolución industrial a escala casi planetaria. Volviendo a liberar la energía esta vez de maderas mineralizadas. Accedió la humanidad al petróleo y al gas natural, y fue sumando energías que el astro rey, nuestro SOL, había ido depositando, en esta ocasión en los cuerpos de los dinosaurios. Pero el desarrollo científico no podía quedarse ahí y siguió buscando más fuentes de energías y encontró una fuente que no depende del SOL, es más funciona como la estrella misma: la energía de los átomos. Se siguió el camino de la fisión nuclear, rompiendo los núcleos de los átomos y liberando enormes cantidades de energía y radiaciones contaminantes. Y la humanidad sintió un escalofrío cuando en forma de bombas atómicas se acabó con la vida de decenas de miles personas, más aún cuando tomó conciencia de que la contaminación nuclear degradaba la vida del planeta durante milenios. Las mentes más preclaras de la física y la matemática siguieron indagando y encontraron otra forma alternativa de utilizar una energía ilimitada y limpia de los átomos: la fusión nuclear. Los átomos se fusionan, se juntan y liberan energía y agua.

¡Eureka! La humanidad ha topado con la clave que le permitirá desarrollarse de manera respetuosa con todas las formas de vida, no sólo de este planeta, sino del cosmos. Pero sobre todo está cambiando la relación de dominio con la naturaleza, cosa que afecta sobremanera al modo de producción económica y a las relaciones de producción. Los campos de aplicación de la energía a la generación de bienes y servicios, con la incorporación de la robótica, la automatización y las telecomunicaciones, están haciendo innecesaria la actividad humana en multiples sectores productivos. El día de la desaparición del trabajo obligatorio está muy cerca y la liberación del tiempo de trabajo permitirá un sinfín de nuevas actividades sociales. Gracias a la fusión la utopía cada vez está más cerca.

Fdo Rafael Fenoy Rico