Justicia injusta

6

Las leyes que deben aplicar los jueces manifiestan aspectos, que probablemente, sólo probablemente, quienes legislaban no tuvieron en consideración. ¡O sí! Ya que parece que las penas son más duras para quienes menos tienen. Para no ir más lejos analizamos dos casos que aparecen en las noticias de los mismos informativos y comparemos las personas encausadas y sus circunstancias.

De una parte Esther, viuda y parada de larga duración, ella y sus 4 hijas viven con 500 euros al mes. De otra Javier Mascherano, jugador argentino del Barcelona, que renovó, amplio y mejoró su contrato recientemente por dos años hasta junio de 2018. Su cláusula de rescisión es de 100 millones de euros.

Comparemos los hechos delictivos. De una parte Esther por intento de hurto de prendas en un centro comercial cuyo valor era de 190 euros, para poder revenderlas y dar de comer a sus hijas. De otra Mascherano por cometer dos delitos de fraude fiscal. Primero al no declarar sus ganancias provenientes de Nike, a través de una sociedad en Miami, Florida, y segundo por mentir sobre la cesión de sus derechos de imagen a una empresa radicada en la ciudad de Madeira, Portugal. Admitió que defraudó al fisco por un millón y medio de euros, los cuales devolvió en septiembre del año pasado junto con 200,000 euros de intereses.

Comparamos las condenas. A Esther se le condena a cuatro meses en la cárcel. A Mascherano se le sentencia a un año de cárcel y una multa de 815,000 euros

En este momento Esther, pretende no ir a la cárcel porque de hecho no se llevó nada de la tienda. La apoyan más de mil firmas. Los abogados de Mascherano solicitaron la suspensión de la pena argumentando que Javier ya reconoció su crimen, ya devolvió la cantidad del fraude y ahora buscan que en lugar de pisar la cárcel, sólo pague una multa de poco más de 21000 euros.

Conclusiones: Si Esther acaba en la cárcel la justicia es injusta. Más aún no existe el concepto ni la resultante en un trato justo. Por “intentar” llevarse sin pagar unas prendas valoradas en 190 euros, 4 meses de cárcel. Dejando a 4 niñas sin madre y con la escasísima ayuda que reciben. Mascherano por defraudar un millón y medio de euros, es decir, que cometió el delito, se le impone un año de cárcel. ¡Ah! la multa puede parecer importante, pero sólo comparar los 800 mil euros impuestos con la clausula de rescisión de su contrato, que son 100 millones de euros, no parece que haya mucho color. El fraude de 1 millón y medio de euros, se pena con 365 días de cárcel, cada día de cárcel le sale a Mascherano, a 0,00024 euros. Mientras que a Esther los 190 euros (que no llego a llevarse) le suponen por día de cárcel 0,63 euros. Es decir a Mascherano le sale 2600 veces más barata la pena que a Esther. O a la inversa la pobre Esther tiene que penar 2600 veces más que Mascherano. En proporción justa, matemáticamente hablando, Mascherano de ser tratado con la misma justicia que a Esther tendría que pasar en prisión 950 mil días, algo así como 2500 años. Pero ¡claro está!, Esther, madre con 4 niñas y una ayuda de 500 euros al mes, no es igual para la Justicia que Mascherano, jugador, famoso y rico, del Barcelona Club de Futbol.

Fdo. Rafael Fenoy Rico