Los movimientos sociales y el poder

5

¿Qué está pasando? Son muchos los síntomas de que algo está sucediendo, muchas las señales que se están mandando desde lugares muy diferentes del planeta, alertando de que el mundo está cambiando, de que los parámetros con que “gestionábamos” la realidad ya no sirven, señales que convendría analizar e interpretar para intentar comprenderlas y ver si existe un hilo de continuidad entre ellas porque son señales inequívocas de lo dañada que está la sociedad y el perjuicio
que pueden provocar a la mayoría de la población.

Sí, casi de forma continuada, estamos asistiendo a acontecimientos sociales y políticos que están sorprendiendo a sectores muy amplios de la sociedad y que se califican como increíbles, inexplicables, alucinantes.

Desde el mundo del pensamiento, del análisis político, la creatividad, la cultura, el activismo social y político…, se hacen esfuerzos por encontrar una explicación global, integradora, que dé sentido “lógico” a dichos eventos.

La recientísima elección de Donald Trump como presidente de EEUU es uno de esos acontecimientos, el último, quizás el definitivo, el más trascendental, el que previsiblemente marque un antes y un después de cara a que la sociedad civil activa, los movimientos sociales, en algunos casos languidecientes, salgan de la somnolencia y el letargo para poner freno a esta espiral de demencia colectiva que nos envuelve. Ojalá así sea.

Estamos hablando de un personaje que ha logrado el poder político del país más influyente, en estos momentos, en todas las facetas de nuestras vidas y que no responde a ninguno de los cánones preestablecidos. Un personaje que no ha disimulado su xenofobia, racismo, machismo, belicismo, islamofobia, homofobia, que llega a negar el cambio climático, que como multimillonario y empresario se jacta de evadir impuestos, de explotar a las trabajadoras y trabajadores; un personaje que hace

Libre pensamiento nº88